John Foos es una marca de zapatillas con 30 aos de antigedad en el mercado. Nació como un homenaje a «un padre linyera que nunca había tenido un par de zapatos y que siempre había andado en alpargatas», cuenta Miguel Angel Fosati, el creador de John Foos. «Era importante rendirle homenaje», dice Fosati contando la historia de su propio padre..

A que el crecimiento del PBI bajar ligeramente en los pr meses. C Liendo, analista econ de Scotiabank, coincidi en que hay una desaceleraci en la econom peruana, que se ve desde meses anteriores. Sin embargo, precis que la tasa de expansi de octubre es sorprendentemente alta.

La ciudad cambió y mucho, pero las cicatrices de los aos de plomo persisten. En los muros de los edificios cercanos a la Casa de Gobierno aún quedan vestigios de metralla del Golpe de Estado del 73. La modernidad se lo ha ido llevando todo, silenciosamente.

Hoy ser impensado cuestionarme algo as y sin embargo, a mayor edad y mayor responsabilidades tambi m culpa. Recuerdo la sensaci desoladora de llegar una tarde a Atlantis y encontrarla cerrada, vac y llena de facturas, alguna intimaci y otros papeles bajo la puerta. Por suerte hubo una de Atlantis M en la que Ricardo llevaba el pedido a tu casa en una mochila enorme llena de discos..

Aunque la ni fue bautizada con el nombre de Isabel, se la llamaba com Rosa y fue el nombre que le impuso en la Confirmaci el arzobispo de Lima, Santo Toribio. Rosa tom a Santa Catalina de Siena por modelo, a pesar de la oposici y las burlas de sus padres y amigos. En cierta ocasi su madre le coron con una guirnalda de flores para lucirla ante algunas visitas y Rosa se clav una de las horquillas de la guirnalda en la cabeza, con la intenci de hacer penitencia por aquella vanidad, de suerte que tuvo despu bastante dificultad en quit Como las gentes alababan frecuentemente su belleza, Rosa sol restregarse la piel con pimienta para desfigurarse y no ser ocasi de tentaciones para nadie..

Esperanza Gambetta ayudaba, y no se cansaba de estar presta siempre a los requerimientos de aquellos que la necesitaran, si la ayuda fuese una carrera universitaria, la se Esperanza hubiese tenido con seguridad el grado de Doctora. No pod estar desocupada, siempre hab algo que hacer. Recuerdo mucho que al verla en el homenaje que Barranco le hiciera a Gustavo Pons Muzzo, junto con otra persona paseamos por una alameda que daba al mar, y al llegar all se sent tan feliz, tan tranquila y ante la inmensidad del oc meditaba sobre la vida y su presencia en la tierra..