El nivel de prudencia cuando se va en moto es distinto al del coche, y eso muchos convalidados del B1 lo aprenden en el suelo. Cuando los motoristas aprendan que «un vehículo, un carril», dejen de conducir en zigzag, y no suban la castellana en prohibido ante el más pequeo atasco, hablamos. A ver si el problema es que no nos sabemos el código de circulación.

Con un programa completo y exigente. Con todo lo que se espera de una formaci en el vasto mundo de la jardiner el dise de jardines, Una Nueva Especializaci Una Nueva Tecnicatura. Con abundantes pr salidas did dos a completos de aprendizajes sin pausa.

Mientras tanto, en el Domo Naranja, una generación que tomó por asalto y se apropió de los bigotes, chupines y anteojos Ray Ban, confirmaba que es el espacio del festival al que hay que prestarle atención si queremos entender de qué van las nuevas generaciones de músicos pop ligados al rock. Dentro de una camada de intérpretes que podrían catalogarse como post pop, Pilotos pretendía un punk en las fronteras americanas de los New York Dolls, y casi sobre el final del show convencían al público que lo que proponen va en serio. Mientras Eruca Sativa consolidaba su buen momento de exposición en el escenario principal con un show recio y melodioso, en el Domo se confirmaba el código de convivencia implícito en el festival: la lluvia caía en cantidad, y los fans de invadían el lugar, donde Navegantes no negociaba su show bien tratado por sintetizadores, guitarras pop y baile sexual púber.

Nada de anillos, relojes, cosas metálicas. En gallumbos y con el batín y la redecilla, que en esta ocasión, al ser azules, y con hombreras puntiagudas, me convirtieron ipsofacto en un Capitán Marvel carnavalesco. Si en lugar de redecilla me pongo un casco de moto podría pasar por uno de DAFT PUNK.

Cómo puedo definir esa zona intermedia? Como un campo minado, quizás. Sí, si la tengo que definir mediante una imagen, diría que es eso. Un campo invadido de amenazas. Quizá sí, acaso sí tenía cosas más importantes que hacer el presidente del Gobierno y secretario general socialista. Mire usted, si no, al interior del PSOE, donde el debate soterrado entre el ‘bai’ a Nafarroa Bai o a UPN, o el ‘ez’ (no) a ambos, adquiere una indudable virulencia. Esta semana, presumiblemente, la dirección federal socialista habrá de enviar su veredicto a los correligionarios navarros, que preferirían, por mayoría, una alianza con Patxi Zabaleta, de Nafarroa Bai, antes que dejar gobernar al más votado, Unión del Pueblo Navarro.