Ese domingo, como no ten nada que hacer, me levant a eso de las once de la ma Sobre las paredes del cuarto se estrellaban con rudeza las ondas sonoras emitidas por los parlantes de los equipos de sonido del vecindario, que rug a todo timbal. Hacer sonar sus equipos en la cresta de los decibelios es una costumbre at de los vecinos de los barrios populares de Monter todos los fines de semana. El estrepito que sal de cada parlante fustigaba con furia mis o En ese barullo de melod que viajaban por el aire y se met en mi cabeza a la fuerza, ven mezclados fragmentos de lamentos destemplados de acordeones, que amenizaban las letras quejumbrosas de vallenatos tristes; quejidos cerriles de tambores cimarrones castigados con rudeza por las manos inclementes de Ray Barretto; retintines de arpegios ex producidos por cuerdas de guitarras y bajos electr rasgados por m de las diferentes tribus de contrapunteos fogosos entre clarinetes y trompetas de bandas pelayeras; cadencias altisonantes de rimas soeces de canciones de reguet la confesi de un proyecto de homicidio m seguido de un suicidio, protagonizado por un borracho que prepara la tragedia apurando tragos dobles en la cantina de un pueblo cordillerano; ecos de voces destempladas de cantantes de champeta, que saludan entre verso y verso a la mitad de los habitantes de un suburbio localizado en las cuestas del Cerro de La Popa en Cartagena de Indias..

El teatro y el anfiteatro no valen la pena, además de que cobran por entrar. La Via Etnea es la típica calle comercial, con algún que otro edificio interesante, pero es aún más bonita la Via Crociferi con sus iglesias. El teatro Massimo Vicenzo Bellini es chulo y está en una bonita plaza con cafés y restaurantes con mucha marcha nocturna.

Italia se plantó en la final y ganó a Hungría en un partido vibrante en el que sendos ‘dobletes’ de Colaussi y Piola decidieron el partido (4 3). Italia tocó el cielo de nuevo y acentuó un dominio que rompía con la tradicional hegemonía sudamericana. Sería el último éxito de Italia y de Meazza en aquella época.

6. Finalmente, la fantas que ocupa el lugar entre las mujeres es la de obligar a alguien a tener relaciones sexuales sin su consentimiento o con un asentimiento forzado. Esta fantas ocupa al 3% de las mujeres. «Do Rosita la Soltera» es la pen obra que Garc Lorca escribe. Es una historia de amor y espera. Retrata delicadamente la sociedad granadina de comienzos del siglo XX, donde una mujer transita veinticinco a de su vida a la espera de su amante que debi viajar.