Se ha avanzado mucho. Pero son demasiados los retrasos, pero es muy lento el ritmo, pero a veces es ambigua la direcci Y el imperialismo y la oligarqu tambi luchan quiz como nunca antes frente al torrente de pueblo puesto en movimiento en una marcha irregular. Se avanz pero no integralmente.

Y agregó: «Este es un dolor inmenso y una tragedia histórica que hoy toca a esta patria. Comandante, donde esté usted: gracias, mil veces gracias, de parte de este pueblo que usted protegió, al que nunca le falló. Sólo cabe la comprensión y el respeto a los ideales más grandes de paz que perseguía Hugo Chávez».

«La melancol com provoca una desaz absracta, en tanto que la Melancol Superior provoca adem de esa desaz abstracta inherente a todo estado melanc un p abstracto. O por expresarlo con m exactitud: me encontraba muy mal, pero al menos la sigilosa tar con bigote nietzcheano y con picudas orejas socr no hab levantado casa todav en mi coraz Dentro de lo que cabe, me encontraba dispuesto y diligente, un an artesano de la vida, un tipo que canturreaba ante su espejo. Mi pensamiento era un agua estancada en la que no se sumerg un n de culebras mayor del que suele ser habitual que se sumerja en cualquier pensamiento adulto salvo que te apellides Schopenhauer, claro est porque en ese caso tu mente puede haberse convertido en un suntuoso reptilario .

Los de método Kominsky son gruones, sabios, reales y vulnerables. Que Michael Douglas se preste a interpretar a un setentón ilusionado y fiable, un tipo a aos luz de los megamachos sobre los que ha construido su carrera ( the Candelabra aparte), es tan bonito como la serie en la que lo hace. Una serie tan bien escrita que consigue que llores con la muerte de un personaje (no es Douglas, tranquilos) al que sólo has visto tres minutos.

No se puede tapar el sol con un dedo: pese a la censura y la manipulaci es bien sabido que, en nuestra tierra, la contrarrevoluci siempre ha sido y es mercenaria. Son vulgares agentes que el gobierno de los Estados Unidos y sus aliados pagan, abastecen e instruyen. Traicionan a su Patria por unas monedas..

El papel de Pitt es ingrato para aquellos actores a los que le gustar resultar deslumbrantes en su rol. Ese hombre apasionado pero algo apocado en sus gestos, que prefiere no ver los partidos porque se considera jettatore, que intenta acercarse a su hija adolescente y revetir su imagen de perdedor, est lejos de un registro rimbombante. Doble m y merecida nominaci para Pitt.