El 1 de enero, día de resaca si los hay, Horacio Fontova se levantó, se miró en el espejo del bao vio ojeras, vio el después de los festejos reflejado en su cara , miró especialmente su bigote, ese famoso bigote que hizo inolvidable a Sonia Braguetti en Peor es nada. Y dijo: «Ao nuevo, cara nueva». Acto seguido, tomó la máquina de afeitar y.

Por tanto la actividad tiende a concentrarse en esos lugares geogr circunstancia que conlleva a sortear unas cuantas dificultades para poder concurrir a quienes no residen en sus proximidades. Costo de traslado y de tiempo de viaje, de seguridad, cuidado de los ni en el caso de ser padres, de inclemencias clim etc son algunos de los asuntos que debe resolver quien desea asistir a un concierto sinf Los que pueden efectivamente remontar todo eso tienen caracter socio econ muy precisas, pertenecen a los niveles medios altos y altos de la sociedad. La misma encuesta ya citada, relev un predominio del p de nivel de ingresos alto, de los que concurren a los conciertos de la Orquesta Filarm de Montevideo..

Toc fondo en las aguas turbulentas de la sociedad que la convirti en jinetera, hizo pornograf y fue arrastrada por los vicios de un proxeneta. Me llev muchos a mas lo logr Ya est casada y con un comportamiento muy estable. Impera siempre un seguimiento, y mantenemos los v No imaginan la satisfacci que siento, pues cada vez experimento la sensaci de una mujer cuando pare, que trae al mundo algo lindo..

El rasgo principal es la naturalidad con que habla del amor, encarnándolo en los deseos y el erotismo de un cuerpo de mujer. Ese plano se mezcla a menudo con la figura del padre y con un misticismo, o impulso religioso, también expresado con sencillez. Ya en 1976 decía: «Cuando nací un ángel esbelto,/ de esos que tocan la trompeta, anunció:/ va a ser abanderada».

De tal modo, pocos recuerdan que en Cuba la deuda externa en moneda convertible era pr inexistente en los a 60 del pasado siglo, totalizando solamente 291 millones de d en 1969.1 En el bajo nivel de pr otorgados al pa durante los diez primeros a de la Revoluci hab incidido el bloqueo econ de Estados Unidos, pero tambi las reclamaciones de firmas extranjeras producto de los procesos de nacionalizaci llevados a cabo por el gobierno.En la medida en que se lograron acuerdos para indemnizar la propiedad de los due de las firmas nacionalizadas que durar hasta los a 80 y que no incluy a empresas norteamericanas debido a la hostilidad del gobierno de los Estados Unidos comenzaron a crearse condiciones para capitalizar el pa a trav de un masivo flujo de financiamiento externo ante la insuficiente capacidad de ahorro interno.Por otra parte, los acuerdos alcanzados con la Uni Sovi en diciembre de 1972 permitieron posponer el pago de la deuda con ese pa hasta 1986, para liquidarla en 25 a sin intereses.Ello, junto a la firma de otros convenios para financiar importantes inversiones en el pa y a la indexaci del valor de las exportaciones cubanas con las importaciones sovi acordada en 1976, cre condiciones favorables para tomar nuevos cr en moneda convertible se estima llegaron a entre de 4 250 y 4 750 millones de d en los a 70 y asumir el pago de esa nueva deuda, que se elev a 2 914 millones de d a mediados de 1982 y cuya amortizaci pas a cubrir el 8,8% del valor de los ingresos externos en 1975, elev al 28,1% en 1981.A inicios de los a 80 se desat en Am Latina la crisis de la deuda, al elevarse abruptamente los costos del financiamiento externo. Esa situaci afect tambi a Cuba que embargo logr una renegociaci favorable de sus adeudos con el Club de Par entre 1982 y 1986.No obstante, en ese a se paraliz el pago de esos cr a partir de la posici injerencista de los acreedores en la pol econ interna de nuestro pa Ello llev consecuentemente a que en la pr se redujeran a un m los cr en moneda convertible y a que Cuba suspendiera el pago del servicio de la deuda en 1987. En 1989 la deuda en esa moneda alcanz 6 165 millones de d de los cuales ya el 38% era deuda vencida y no pagada.A pesar de las dificultades financieras en moneda convertible que se agudizaron en la segunda mitad de los a 80, y de un deterioro marcado en las relaciones econ con la Uni Sovi las condiciones de financiamiento externo que prevalecieron durante la mayor parte de estos a coadyuvaron a que la formaci bruta de capital pasara del 18% en la d de los a 70 al 25% entre 1980 y 1989, y a que la econom nacional creciera a un ritmo promedio anual de 5,6% entre 1970 y 1989.Esta tendencia desapareci abruptamente con la crisis del Per especial, que provoc una ca del PIB equivalente al 35% de su valor entre 1989 y 1993, y que tardar 15 a en recuperarse.