As es chicos, as de f Y eso mismo me ocurri a m ayer. Estaba desenchufando mi port del enchufe donde generalmente conectamos la televisi (puesto que lo uso para sustituirla y ver anime), cuando aquello explot literalmente. Comenzaron a saltar chorros de chispas (nada de una o dos, aquello era casi un concierto de Rammstein), se fundieron los plomos y yo chill como una nena (por suerte s me oy Pablo xD.) Aunque estuve toda la noche notando un calorcillo preocupante en la mano, y esta ma me escoc ligeramente, no tengo quemaduras ni nada grave, ni me he quemado el pelo ni la ropa.

«Yo me fijo como trabajan en Hollywood. Estoy medio obsesionado y empiezo a fijarme en todo. A veces, estoy discutiendo con Ori y pongo a grabar el celular. El reloj estaba a punto de marcar las once y cuarenta y siete cuando llego el aviso y las sirenas comenzaron a sonar por toda la estación. Kozlov entró como un rinoceronte en estampida en la sala de ocio. Nadie le miró si quiera y como cuando el brazo se retira de un peligro por reflejo todos saltaron de su sitio y se movieron al unísono como un banco de peces.

Pero también soy defensor de las libertades en toda su expresión. El respeto a la propiedad privada y a la libertad económica considero que es la base de una sociedad prospera. El estado debe reducirse drásticamente, solo para asegurar la defensa, la seguridad jurídica, la sanidad y educación universales (que no públicos necesariamente), y ayudar a quien de verdad lo necesite, y que haya aportado previamente..

Si ya est muerta Prefiere hablar de pol quejarse del presidente de la Rep y de Pensi 65, un subsidio que ofrece el Gobierno a los ancianos sin pensi de jubilaci que nunca le lleg a a Velasco y amenazar con su bast a la imagen imaginaria de una periodista, una a la que si vuelve a escuchar le una cachetada La falta de la periodista, imperdonable para el violinista ciego fue escribir que era viejo que deambulaba perdido por la ciudad me conozco todo Lima, que voy a estar perdido ruge enfurecido. Pese a que la tarde ya est muriendo, el d a es luminoso. Cayetano est sentado en una silla en la puerta de su tienda.

«Yo pensaba que su casa no me iba a gustar. La imaginaba llena de terciopelos y estatuas, pero result de muy buen gusto. Juan Gabriel me dec y tengo muchas fotos con Cuando lo conoc me pareci muy sencillo y estaba alegre y quer que regresara. Movilizarse en espacios ca y desarmonizados, donde se respira violencia e inseguridad, a veces hace que olvidemos nuestro prop de servir, por eso estas di palabras revelan los destellos de tu esencia para que rememores el noble sentido de tu paso por la Tierra. Estas instancias son decisivas. Aceptamos trabajar para alumbrar la oscuridad de la inconsciencia.