No es contra Casal. Es en contra de las cosas que entiendo que funcionan mal cuando tengo argumentos para sostener la cr Cuestiono la concentraci de poder y los manejos imperativos. Discrepo con los que ejercen el poder sin responsabilidad. Se conectaban con sus vecinos, con los amigos de siempre, con el diariero, con el resto de la familia, con la gente en general que tocaba de a ratos sus vidas. Mi abuela que ya pas los 90 a no est en las redes sociales que hoy conocemos, esas digitales, pero vaya si tiene su propia red de contactos. Los de ella son todos reales y con cercan diferentes.

Usted dice tupamaro, y ellos piensan en los torturados de la dictadura uruguaya, no en los muchachos que salieron ayer mostrando las heridas que la Guardia Nacional Bolivariana les hizo cuando los detuvo. Son el tipo de gente que si usted le dice guerrillero, ellos piensan en un joven buenmozo de barbita con una boina negra y su estrellita blanca, no en un anciano narcotraficante colombiano sin escr que es capaz de secuestrar ni para llevarlos a pelear a la selva. Son el tipo de gente que piensa que Ch nacionaliz el petr venezolano y nunca se fijaron en la fecha.

Una comedia a la medida de la comicidad de su protagonista, Lina Morgan (»La tonta del bote»), pero que no pierde la oportunidad de lanzar también un mensaje moralizante. Dirigida por Mariano Ozores, el filme vuelve a hacer hincapié en el tema central de películas como »La ciudad no es para mí», en la que un miembro del mundo rural trata de adaptarse a la urbe. Acompaando a Lina Morgan que trabaja con sus usuales gestos exagerados aparecen habituales del género en el cine espaol de esa época, como José Sacristán (»Cómo casarse en 7 días»), José Luis López Vázquez (»La cabina») y, cómo no, Antonio Ozores (»Taller mecánico»)..

Parece ser que a estas tribus, una vez descubiertas y cuando ya comprueban que las flechas no pueden contra este progreso, se dedican a huir, prefieren aislarse para sobrevivir. Y hay d en los que no se realmente a qu tribu me gustar pertenecer, si a la que integro ahora o irme a navegar por el rio Envira para que la pr vez que pase un avi me encuentre ah abajo con mi arco y con mis flechas. Esto solo me pasa a veces, cuando siento que no puedo con tanto progreso.

Me pregunto, ante todo esto, más allá de enviar un avión medicalizado para recoger a un misionero espaol (y luego discutir quién lo paga), qué diablos estamos haciendo, qué está haciendo Espaa, qué Europa? La última reunión de la UE, hace pocos días, decidió permitir a los países de la Unión el envío de armas a los martirizados cristianos en Irak, siempre y cuando Bagdad sea quien distribuya esas armas para utilizarlas contra los yihadistas, que están dando una lección de salvajismo y crueldad. Cada una de las naciones europeas puede enviar esas armas a discreción, o no hacerlo. Menudo lío.